DERECHOS DE LAS MUJERES TRABAJADORAS.

En esta ocasión vamos a centrarnos en las mujeres embarazadas ya que son un grupo vulnerable y que merece la mayor protección posible para que tanto ellas como los bebes que esperan se encuentren a salvo.

No es secreto que actualmente muchas mujeres que trabajan sueñan con ser madres y poder llevar a la par ambos roles, para eso se encuentran protegidas por la Ley Federal del Trabajo, desgraciadamente al desconocer a que tienen derecho los patrones tienden a abusar y así ellas terminan renunciando o son despedidas de forma injustificada, y ya sea por ignorancia o por falta de recursos, quedan en completo estado de indefensión.

En esta ocasión vamos a centrarnos en las mujeres embarazadas ya que son un grupo vulnerable y que merece la mayor protección posible para que tanto ellas como los bebes que esperan se encuentren a salvo.

Es por eso que durante el periodo de gestación o lactancia la ley prohíbe que las mujeres realicen labores insalubres o peligrosas, lo mismo en trabajo nocturno industrial o en establecimientos comerciales o de servicios pasadas las 22 horas, esto no se verá afectado en su salario o prestaciones, ya que lo que se busca en esencia es que se encuentren seguras y no se expongan a sufrir un accidente que las pueda poner en riesgo.

Al tener la calidad de trabajadora, la mujer tiene el derecho de ser afiliada ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, de esta manera podrá disfrutar de todas las prestaciones en dinero y en especie que otorga el seguro social en caso de enfermedad o maternidad.

La Ley del Seguro Social menciona las prestaciones que en especie tienen derecho las mujeres embarazadas, en su numeral 94 establece que contarán con asistencia obstétrica, ayuda en especie por seis meses para lactancia, durante el periodo de lactancia podrán contar con dos reposos extraordinarios por día de media hora cada uno o un descanso extraordinario por día de una hora para amamantar a sus hijos y de una canastilla al nacer el hijo cuyo importe será señalado por el Consejo Técnico.

En cuanto a prestaciones en especie tienen derecho a un subsidio en dinero equivalente al 100% de su último salario diario de cotización, esto durante 42 días antes del parto y 42 días después del mismo, sin dejar de lado el recibir la atención médica, quirúrgica y obstétrica y que esto le cueste dinero extra a la trabajadora o a sus familiares.

Como podemos observar la protección que la ley otorga es amplia, pero por desconocimiento muchas mujeres no exigen el ejercicio de su derecho.

Es por eso que a pesar del acoso que pueden sufrir por parte de sus superiores jerárquicos dentro de su fuente de trabajo, no deben permitir dejarse manipular y que exijan valer sus derechos los cuales para eso fueron creados, para tutelarlas durante los periodos de gestación y lactancia para que el desarrollo del producto sea el más benéfico tanta para el hijo como para la madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *