Como final de historia de terror, es como culmina Norma Layón su administración y de paso la elección del domingo, donde muy a su estilo y como siempre, mal informada por su equipo, hizo el ridículo y eso la coloca como la gran perdedora en San Martín Texmelucan.

La elección del domingo y sobretodo los resultados, son el reflejo de lo dividido que está el municipio tanto en intereses como en ideología; en un primer plano está  Abraham Salazar por Movimiento Ciudadano quien hasta este momento es el próximo presidente de ese municipio, en segundo plano, Edgar Salomón Escorza, por PAN, PRD y PSI que por menos de 200 votos habrá un reconteo del voto por voto y casilla por casilla para ratificar al ganador.

Sin embargo, María Norma Layón Aarun, ocuparía el tercer o cuarto lugar del resultado final de los votos, pero para tratar de justificar su anticipado festejo la noche del domingo, donde como buena dictadora mandó a poner una carpa y hasta tambora en el primer cuadro de San Martín Texmelucan, dijo que las actas de escrutinio no llevaban impreso el logo de Morena, por lo que se “brincaron” el conteo de votos a favor de su partido porque ella ya sabía que era la ganadora, lo que la hizo quedar doblemente en ridículo, pues al menos en redes sociales los ciudadanos se manifestaron mostrando el total repudio a la presidenta con licencia.

Lo que Norma Layón no dijo es que la falta del logo de Morena en las actas de escrutinio no afecta la contabilización de los votos y que fueron muy pocas las que tuvieron este error de impresión, además de que es muy probable que el reconteo sólo se haga entre el lugar 1 y 2 es decir, entre Abraham Salazar y Edgar Salomón respectivamente, dejándola a ella totalmente imposibilitada para decirse ganadora.

La reacción de Norma Layón la noche del 6 de junio fue la misma que tuvo durante toda su administración, esa que consistió en festejar con su equipo trabajos no realizados, alardeando un triunfo que no es suyo y montando un circo donde ella es la actriz principal y sus discípulos los aplaudidores únicos que hipócritamente la festejan sabiendo que no saben pero que es una orden para poder acceder a la nómina del ayuntamiento texmeluquense.

Finalmente Norma Layón se va peor de como llegó, entre críticas, burla y un rechazo inminente entre los texmeluquenses que la coloca como la peor presidenta municipal que ha tenido el cuarto municipio más importante del Estado, simplemente el resultado de su siembra fue una cosecha de desprestigio, un debut y despedida donde demostró que ignorar el terreno que pisas si se nota y lo resienten más los que habitan la tierra que trabajan.

Los artículos y columnas publicadas, son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de DOMINIO POLÍTICO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *