MARTHA MERCADO; UNA TRAYECTORIA ENFOCADA EN LA JUSTICIA

“La mejor herencia que te pueden dar es la educación, la formación es lo que puede sacar a flote a una persona, pero sobre todo a un país”.

Martha Mercado

La Magistrada Martha Mercado es una mujer de 46 años que aproximadamente desde los 18 años trabaja.

Viene de un esquema en la sociedad donde los trabajos no se conseguían propiamente por recomendaciones. Sino mediante un anuncio espectacular y así fue como empezó buscando sus primeros espacios laborales en un aspecto totalmente privado porque primero se dedicó a la iniciativa privada. “Llevaba asuntos de materia penal, mercantil, un poco de materia familiar pero esencialmente de materia penal, con ministerios públicos como clientes, haciendo defensas, amparos, entre otros, en un despacho pequeño”. Considera indudablemente que iniciar laborando así, le permitió una interacción muy directa con los titulares y los abogados que llevaban los asuntos, así como también, aprender a trabajar de la mano de la parte más fina que corresponde al Derecho propiamente.

“Siempre estudié en miras de ejercer la carrera propiamente, no tenía solamente una inquietud meramente académica o meramente investigadora, sino un llamado muy particular de sensibilidad, de salir y litigar, por ello es que mis inicios corresponden a la iniciativa privada”.

INTENCIÓN DE ESTUDIAR DERECHO

La Magistrada menciona que ella nunca tuvo dudas, es y siempre ha sido partidaria de las causas nobles, de negarse a quedarse callada ante una injusticia. Considera que las vocaciones se van generando idealizando primero como podrías hacer un buen papel dentro de tu misma sociedad.

“Yo propiamente vengo de una familia de médicos y recuerdo que cuando decido la carrera, mis papás se sentaron conmigo y me dijeron – ten en cuenta que en esta familia no hay abogadas ni abogados, eso quiere decir que tendrás que abrirte un camino y una brecha tú sola…”.

Asegura que todos esos posibles y muy seguros obstáculos no fueron causa de deserción, al contario, fue algo que le gustó y la impulsó, fue un gran reto y es que cree que emprender hacia lo desconocido permite en las familias, abrir espacios en otras carreras que no sean siempre parte de la tradición.

“La verdad es que, si he tenido mucha suerte, aunque dice mi padre que la suerte no existe, que la suerte se forja, yo sí creo que he tenido la fortuna de que mucha gente voltee a verme y considere mi perfil para darme una oportunidad laboral y confiar en mi crecimiento.”

RETOS EN LA VIDA PROFESIONAL

La importante abogada cree que el hecho de ser mujer trae consigo una capacidad extraordinaria para demostrar que se pueden hacer grandes cosas, no es un secreto que a nivel mundial se reconoce que las mujeres son remuneradas en cuanto a salario. Me gusta la frase en contraposición, ya no se dice la mujer se embarazó o está embarazada, ya se dice estamos embarazados, y me da mucho gusto -menciona- porque eso habla de que estamos rompiendo estereotipos y que estamos logrando que el hombre se involucre en todas las tareas que antes solo parecían ser de las mujeres.

“Este tipo de retos son los mejores, donde les permitimos y nos permiten los espacios para poder avanzar y abundar, demostrar que podemos porque acabamos de mostrárselo no sólo a la sociedad, sino también a nuestras familias, también a nosotras mismas y a un sistema muy particular.”

Martha Mercado nos platica que existe un pensamiento que ha venido reflexionando desde hace mucho tiempo, tiene una hija de 20 años que actualmente estudia Derecho y cree que, si algo le faltó hacer antes de tener a su bebe, fue haberse ido a estudiar por lo menos un semestre en el extranjero.

“¿Sabes por qué?, por un tema de currículum, por un tema de conocer un poco más los sistemas alternos de justicia de otros países, que sus juicios son diferentes, que se imparte la justicia diferente, que las cadenas informativas son diferentes, pero fíjate que fuera de eso no hay algo que yo cambiaría, la verdad es que esas desveladas de estudios públicos, esos momentos de citas con clientes, donde me decía el abogado, pues atiéndelo a él porque yo no alcanzó a llegar, tienes al cliente cara a cara, ahí es cuando demuestras como abogado si sabes o no sabes un asunto y, sobre todo, estas oportunidades que se fueron dando para entrar a la administración pública me parece que es y me lleva a ser la persona que hoy soy, sería un error decir que cambiaría algo de todo lo que he vivido”.

Aclara que la referencia de haber hecho algún estudio fuera del país propiamente, a conocer esta pluralidad y esta diversidad que existe en la aplicación del Derecho es ahora para ella mero conocimiento, aunque es importante recalcar que en todos lados, ella ha sido una gran estudiosa del Derecho porque es una mujer muy convencida, como lo mencionó en un principio, que el estudio es la mejor herencia que podemos dejar, así como los apellidos, pero, fuera de ello, la magistrada relata contenta que se siente ‘estupenda y sobre todo satisfecha’ porque es una mujer que ejerce una magistratura y no hay asunto que no estudie y no hay asunto que no haya superado.

“Se podría decir que falta camino, sin duda, me parece que todas y todos siempre estamos en formación en algún sentido en el momento en que decimos que aprendimos todo, que ya no hay asientos nuevos como juzgadores y a lo mejor es ahí cuando ya tendríamos que estar cambiando de profesión, sin embargo, me parece que hay satisfacciones más grandes dentro de lo que hacemos”.

Ha tenido también la oportunidad de generar un grupo, un equipo de abogadas y abogados que la acompañan y que la hacen sentir muy orgullosa y, sobre todo, considera que tiene la oportunidad aún más grande de tener gente joven a quienes les puede regresar un poco de lo que a ella le dieron.

TRIBUNALES ELECTORALES

Sin duda alguna, Martha es un gran ejemplo de mujer, comparte sin tapujos su opinión sobre uno de los tribunales de mayor importancia, dicho tribunal cumple 23 años, y está integrado por alrededor de 26-27 personas y solamente 6 han sido mujeres, y tal vez parece poco, pero en realidad es una oportunidad y una responsabilidad enorme para abrir brecha, para abrir camino a mujeres que quieren trabajar y aportar gran valor a su sociedad.

“Tengo alrededor de 20 años de experiencia en materia electoral… En algún punto yo estuve en una ponencia en la formación en el ámbito donde aprendí a proyectar esas sentencias y a partir de ello, tuve la confianza de inscribirme a una convocatoria para magistrada que emite el Senado de la República, todavía es así, en donde me favoreció el Senado y me otorgaron un nombramiento por 7 años, esa es la parte tras bambalinas y la manera en la que yo llego a las magistraturas propiamente.”

OPINIÓN POLÍTICA

Bajo la influencia del Derecho, la magistrada Martha nos da su opinión sobre cómo analiza la situación del país durante el presente sexenio, y es que ella lo define como una cambio de mucha evolución en donde se han venido a votar los sistemas patriarcales que habían ido aumentado, menciona que haría alusión a la materia electoral a la que se dedicó propiamente, a reformas de 2019, reformas que se lograron hacer durante la época de pandemia pero que desde el año 2014 ha tratado de discutir, de generar foros, de generar reflexiones, para analizar el rol de la mujer en el espacio de la toma de decisiones.

“Yo creo que mientras más mujeres haya en espacios de toma de decisiones, más se va a ver reflejado su sentir, pues no podemos estar hablando de la mujer, sin sentar mujeres. Creo que también tendríamos que hablar de temas de género. Esa es una de las cuestiones muy significativas que yo creo tenemos todavía pendientes”.

Sin embargo, Martha menciona que faltan temas nacionales pendientes por tratar, uno es el reconocimiento de la unidad de prevención de violencia política por razones de género, pues da a conocer que durante este año se llevaron a cabo nulidades de elecciones locales por violencia política de género.

“…de repente en algún punto las legislaciones decían que los partidos tenían la obligación de postular 101 mujeres, hasta que hoy la paridad, es decir mitad y mitad, es un principio que me parece nos falta cuidarlo para que las mujeres entiendan que es un acceso y tiene que ser natural la postulación y, desde luego, poder ganar y tener el empoderamiento que le corresponde. Me parece que el empoderamiento de algunos solo está hecho no sólo de pactos, sino también de hechos, porque no es lo mismo llegar a un espacio con la decisión ya pública, es decir candidatas, candidatos, diputadas, diputados, gobernadoras, sino tener las condiciones para poder ejercer propiamente el cargo, me parece que ahí nos falta claridad.”

UN MAYOR ACCESO A LA JUSTICIA

El tema de la justicia mexicana parece interesante y muy complejo y Martha Mercado menciona que no se incluye la materia a pesar de ser un tema de conciencia social.

“Tenemos que estar hablando no solo de la proposición de términos políticos electorales, sino de cualquier aspecto, es decir, una madre de familia que se dedique nada más a atender casa, una madre víctima de violencia doméstica, entonces, cómo está el tema de la violencia política por cuestiones de género, qué nos está faltando o qué pasa que los grupos de atención prioritaria que están reconocidos legalmente no llegamos a generar este tipo de sensibilidad que es la más importante y la más difícil… me parece que tendríamos que estar haciendo uso de plataformas de todas nuestras redes, las que tenemos o podemos generar una voz que pueda ser escuchada para concientizar y sensibilizar que las mujeres tenemos derecho…

La magistrada considera que en un primer punto la educación es de lo más importante a mejorar en el país, es decir, que la educación comience desde casa y no propiamente en la escuela; leer una revista, algún artículo desde casa, trata de sensibilizar y hacerlo más magno, es decir, hacerlo mucho más abierto, foros, discusiones, generar sensibilidad para que se perfeccione lo que nos está faltando, la aplicación de los jueces, la propiedad de poderlos capacitar para seguir contando con perspectiva de género y dar a conocer sus alcances, le parece que son puntos muy importantes que no deben pasar desapercibidos.

Tras su largo camino Martha nos menciona el papel de la responsabilidad que conlleva un abogado hacia su cliente, señala que lo primordial es estar preparado, lo segundo es que se tiene tratar bien al cliente y ser empático con él.

“Yo creo mucho que hoy yo represento un espacio en la administración pública propiamente en la impartición de Justicia y con ello puedo romper esa lucha generacional donde – es que es juez y no lo puedes tocar, no puedes hablar, tiene una agenda muy complicada-, al contrario, creo que tengo la gracia de romper esa brecha y demostrarles, de salir a exponer que todo eso puede cambiar para bien”.

Sin embargo, hace mención en que todo esto tendría que comenzar por un tema de empatía, entre nosotras y nosotros, a saber trabajar en equipo y de forma confortable, que se busque y encuentre un espacio solidario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *