Al presidente de la República NO ‘le vale madres’ la educación

Y es que en palabras de Ortega y Gasset las ideas se tienen en las creencias… y no, no creo sinceramente que al presidente actual de México le valga madres la educación. No estoy de acuerdo con esa idea, claro que NO le vale MADRES.

Porque si al presidente de México le valiera madres la educación, sabría que ésta es una de las mayores herramientas de una sociedad, es aquella que le enseña cómo se transita a una mejor forma esta vida, que la educación es el verdadero abrazo de la sociedad para evitar los balazos como su misma frase lo dice. Porque si al presidente de la República le valiera MADRES la educación entendería que la educación es primero, que aunque en el discurso y en las letras de la constitución diga excelencia educativa, los que hacemos parte del sistema, de las escuelas, de las comunidades educativas necesitamos los medios, las formas, los espacios, los salarios y porque no los reconocimientos y no en forma de romantizar o coquetear con el magisterio sino en un afán de reconocer lo que aún sin todo lo que se necesita se realiza en todas y cada una de las aulas, en todos y cada uno de los espacios educativos, en rancherías, en municipios, en butacas y en el pasto, con agua, con baños y sin ellos, con libros, con techos y sin ellos.

Porque si le valiera Madre la educación reconocería como la mayoría lo hacemos, que la madre es sagrada y que a esa se le respeta, se le protege, se le cuida, se le fortalece, se le agradece porque a final por ella estamos a aquí y sí si Señor presidente justo por la Educación está usted ahí y me queda pensar que en algunos casos por falta de acceso a ella.

Porque si el pueblo manda como usted lo dice, ese pueblo hoy le está pidiendo que gobierne para el pueblo y no, no se lo está pidiendo, se lo está suplicando, si no lo ha escuchado basta quizá solo un día dejar de dar a mañanera y ver las noticias, de este clima de Guerra que muchos municipios del país están viviendo y no no son municipios violentos, ni focos rojos, ni casos aislados, son municipios violentados, son municipios con miles de habitantes y no votantes sino habitantes que quieren que el estado pueda garantizarles paz y promover los espacios para formar parte de sociedad productiva, aunque el narco, la delincuencia, los fraudes, la impunidad en este momento parecen ser lo más productivo de la sociedad.

Este pueblo que manda según sus propias palabras está siendo secuestrado, desaparecido, quemado, abusado, encarcelado, violado, ultrajado, expulsado de su país.

No, al presidente de la República no le vale MADRE la educación, quizá a la Educación le falta madre porque solo huérfana entenderíamos este desinterés, esta falta de atención, esta falta de procuración de lo más sagrado que son los millones de ciudadanos que tienen o no el derecho a una educación. Le falta madre, porque como madre la prioridad sería ese pueblo que manda y ahora que demanda.

Los artículos y columnas publicadas, son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de DOMINIO POLÍTICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *