Violencia política de género, nuevo modus de desquitar la ira

Hace varias semanas les adelantaba que existía un alto margen de posibilidades de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ratificara la sentencia del Tribunal Electoral del Estado contra José Galindo Yamak, mejor conocido como Pepe Yamak, actual regidor de Cultura y Turismo en el ayuntamiento de San Martín Texmelucan, esto por ejercer violencia política de género contra la presidenta municipal, Norma Layón.

Todo esto derivó en que finalmente Galindo Yamak fuera inscrito en el padrón de violentadores por un periodo de cinco años, lo que en automático le trunca sus aspiraciones para ejercer un cargo público, incluso la propia regiduría que hoy posee peligra, la cual consiguió antes de que violentara ciberneticamente a la alcaldesa, que en tiempos de campaña incluso la llamaba tía, bien dice el dicho que les dan la mano y se agarran el pie.

Y es que el señor José Galindo se quería agarrar nada más y nada menos que un paradero de transportes públicos que desde tiempos del ex presidente municipal, Rafael Núñez Ramirez, era tema de negativos debates en los cabildos, negativos para Pepe y su papá, Arnulfo Galindo, líder tianguista de la región texmeluquense, que ven en ese proyecto un gran negocio, aunque eso implique poner en riesgo la vida de los usuarios, pues el terreno se asienta en la “zona cero”, lugar donde fue la explosión de los ductos de Pemex.

La negativa del cabildo para permitirle construir el mencionado paradero, fue la que desencadenó los insultos hacia Norma Layón en redes sociales, mismos que hoy tiene que aceptar pues aún faltan las medidas de reparación, garantías de no repetición y de sensibilización como ofrecer disculpas públicas ante el cabildo o asistir a terapia psicológica para controlar sus impulsos violentos, situaciones que hasta hoy no han ocurrido.

Mientras tanto el Congreso del Estado de Puebla recibió la petición de destitución del regidor y se encontraba a la espera del resolutivo del TEPJF, motivo por el que su trabajo en el cabildo podría acabar pronto.

Finalmente, Pepe Yamak, en estos momentos no sabe a quién acudir, ni a qué santo rezarle, pues después de dejar de lado los servicios de su abogado y poner su situación jurídica en manos de un charlatán, ahora tiene acercamiento con un ex candidato a la presidencia municipal de Texmelucan para “asesorarlo” no sabemos en materia de qué, pero seguramente con la finalidad de que su paradero sea un sueño hecho realidad en otra administración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *